27/3/2014

Cómo no quedar disfónico


Crease o no, en muchos foros y portales de Internet, miles de adolescentes consultan sobre la posibilidad de quedarse ronco (o ronca) voluntariamente, o bien, preguntan sin vueltas "cómo quedarme afónica" (dixit). Lo que para un foniatra podría resultar una pregunta impensada, para otros una voz con ronquilla resulta sexy entre los jóvenes.

Moda, estética, pertenencia podrían ser algunos de los muchos factores que harían que algo que empieza como un juego termine resultando dañino para las cuerdas vocales, incluso con la consecuencia de sufrir trastornos de la voz que requieran asistencia médica profesional.


Según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervico-Facial (SEORL) un 5% de la población española sufre algún trastorno de la voz que requiere asistencia médica, descubre si cometes algún error en los cuidados de tus cuerdas vocales.

Primitivo Ortega, presidente de la SEORL, afirma que "un trastorno en la voz puede estar originado por diversas causas, como un resfriado o un esfuerzo puntual realizado en un lugar ruidoso, como un concierto o un encuentro deportivo o un mal uso mantenido durante mucho tiempo". Y agrega que si se nota que la voz no mejora después de 10 días "hay que prestar atención, porque podría deberse a una patología vocal".

Consultada al respecto por el mismo estudio la logofoniatra española Marta Pinillos explica que entre las personas más afectadas por estas patologías están los profesionales que necesitan la voz como herramienta de trabajo, como profesores, actores, cantantes, locutores argentinos, vendedores y telefonistas.

Seis tips para cuidar la voz

Según Marta Pinillos, habría que desterrar estas malas prácticas:
  1. No respirar bien. "Una mala respiración machaca las cuerdas vocales", afirma la logofoniatra. La respiración correcta es la denominada diafragmática que deposita el aire en el abdomen con lo que se logra que el músculo del diafragma actúe de soporte e impulse el aire para hacer vibrar nuestras cuerdas vocales.
  2. Cuidado con la postura. Atención telefonistas porque según la doctora Pinillos, "la postura más perjudicial para nuestra voz es la que utilizamos cuando hablamos por teléfono porque doblamos el cuello y estamos cerrando las cuerdas por dentro. Tampoco es bueno subir mucho la cabeza, la posición ideal para hablar es la que mantiene la laringe recta. Por eso los locutores, por ejemplo, han de tener cuidado a la hora de colocar el micrófono a una altura adecuada".
  3. Nada de carraspeos. "Los carraspeos te destrozan la garganta" afirma la experta, "una mucosa recubre las cuerdas para protegerla y a veces puede molestar pero cuando carraspeamos lo que estamos consiguiendo es que se quede más pegada".
  4. ¿Un caramelito de menta? No, gracias.  "La menta y derivados como clorofila, hierba buena... destrozan la garganta, la queman", afirma Pinillos. "La alternativa sería tomar unos caramelos sin azúcar (porque el azúcar reseca) de miel y limón, de regaliz..."
  5. Si quieres intimidad habla en voz baja pero no susurres.  Según la experta, la cantidad de aire que se utiliza para susurra "destroza las cuerdas". De hecho, si alguna vez te quedas ronco, lo más recomendable es el reposo o si necesitas hablar "que sea con timbre".
  6. Atención a lo que comes. Los alimentos muy salados como los frutos secos, picantes o muy dulces pueden resecar la garganta. "Es un ciclo, se reseca la garganta, molesta la mucosa y se tiende al carraspeo", afirma la experta. Si lo que quieres es mimar a tus cuerdas, Pinillos recomienda el consumo de vitaminas A y C (las fortalece), de miel, de té de erísimo o agrimonio y la utilización de un spray de própolis que las protege.
Fuente: http://noticias.lainformacion.com

Si querés seguirme en Twitter: